Aceptando la voluntad de Dios